¡Siguenos!

domingo, 24 de abril de 2011

Gracias (:

Enlace
Este Lindo Premio me lo Ha dado María... Del Blog "Entre Dos Mundos" (Click en el nombre para visitar) Ella se lo otorgo a 6 blogs, a mi me corresponde darselo a 5 blogs... y a los que yo se los entregue a 4 blogs y así sucesivamente...

Como me lo han dejado a mi, (Susan) colocare los blogs según mi criterio y los que más me gustan...

1) Karol Scandiu "Ilustrando Imposibles"
2) Julitaa!!! "Estrellandome en las estrellas"
3) Elii "Another Story of You & Me"
4) Isee "Sígueme o Matame"
5) Grachy "Zona Grachy"

Ahí estan... No podía olvidar a las otras administradoras porque tienen unos Blogs de Maravilla!!!! así que no me culpen... y a Karol!! Su Blog de Diseño Gráfico es Genial... Y Grachy, ella esta empezando y me gusta su tematica, pasense por su blog!!!

Bueno.... Gracias Maria Por El Premio y por siempre tenernos en cuenta, eres un amor!

Feliz Domingo de Pascua... Con respecto a mi capi, veremos que es lo que pasa, mañana empiezo las clases de nuevo... y Pues, por semana voy a tener un solo día sin evaluaciones... Creo que esos días sera que saque capi...

Un Beso y que tengan un Lindo Día! (Hora Venezolana :P)

Susan...

martes, 19 de abril de 2011

Don't Forget ·Capitulo 5 No era lo que pensaba


Summary: Porque la soledad algunas veces puede ser tormentosa. No todos tienen suerte con el amor y aunque sea un poco de este se necesita para ser feliz así el orgullo que poseemos no nos deje reconocerlo.

Los personajes obvios pertenecen a L.J Smith, pero los que no conozcan y la historia son míos. ;)

Capitulo 5º No era lo que pensaba

POV’S Darlyne

¡Maldita! ¡Todo ha sido una emboscada!

La voz mental de Damon me lleno desde la cabeza hasta los pies, me gire rápidamente a mirarlo, de sus ojos parecían salir llamas mientras luchaba por incorporarse… No, no, no… Yo no era su hija, sacando lo literal… Y toda la historia que falta por contarle… No, este maldito entrometido no arruinara mis planes de nuevo, pero no podía matarle, tenía mucho poder, incluso más que yo. Su sola presencia era una molestia para mí, una que se adhería a mi cuerpo con mucha fuerza, y si salimos vivos de esta, eso sí sería un milagro.

- Cálmate por favor – Le suplique mentalmente solo a él, por ahora que pensara lo que quisiera pero que no cometiera alguna estupidez que nos perjudicara a todos.

- Tanto tiempo sin verte – Mi mirada siguió la dirección de esa voz tan extremadamente melosa y sínica – Me he encontrado con la brujita primero… Tan dulce su sangre –

- ¡Maldito! – Grito la joven que estaba tras de mí, una presencia que había olvidado casi por completo…

- ¿Cómo estas Elena? – respondió haciendo caso omiso a las palabras de ella, podía sentir el leve temblor de su cuerpo, estaba asustada… y aun así se atrevía a dirigirse a él de esa manera.

- Déjalos – Justo ahí… llego una visión…

- ¡NO! – grite interponiéndome en el camino… Todo se volvió un caos…

Elena corrió hasta donde Bonnie, Caroline Forcejeaba con una fuerza invisible que la mantenía sujeta al suelo, Stefan había parado de tomarse la cabeza y se incorporaba pesadamente y Damon… Este ataco al vampiro-brujo más viejo del mundo, conmigo de por medio…

Seguido de un fuerte golpe fue lo que causo mi inconsciencia…

POV’S Damon

No sentía traición… Quizás sí, solo un poco, pero conmigo… Por haber caído en sus redes… El dolor de cabeza iba disminuyendo conforme mi furia avanzaba, ni siquiera me tranquilizo el pensamiento que me transmitió. No iba a dejar que así como así acabaran con nosotros… De un momento a otro, el dolor ceso… Y de lo que fui perfectamente consciente después fue cuando me abalance sobre aquel rostro joven, mis colmillos sobresalían de mi boca en toda su extensión, mi cara desfigurada y las ansias de desgarrar corrían por mis venas… Hasta que lo note… El poder que emanaba de nuestra amenaza viviente era muy fuerte, poderoso, tal y como ella lo había dicho… Y la ola de poder enviada por él en reacción a mi ataque la recibió ella, cuando se interpuso, cayéndose del impacto en mis brazos, luego la habitación volvía a estar prácticamente vacía. El ya no estaba. Y todo esto ocurrió en fracción de segundos dejándome totalmente desconcertado. No era lo que pensaba, ella no estaba en nuestra contra. Había recibido lo que debió ser para mi.

- ¿Qué fue eso? – Pregunto Stefan ya sosteniendo a Bonnie. Pero yo no le preste ni la más mínima atención.

Cada parte donde el cuerpo inconsciente de Darlyne me tocaba sentía un leve cosquillo que causaba ansias en mi. La alce más de manera que quedara bien acomodada entre mis brazos, ahí se veía tan débil e inofensiva – aparte de hermosa- que mi furia hacía ella había desaparecido completamente, ahora solo podía preocuparme… y aquí vamos de nuevo… ¿Por qué me preocupa?

- Creo que deberías llevarla a casa – la voz de Stefan me hizo reaccionar- No podemos correr el riesgo de que vuelva a por ella y estén las chicas aquí, Bonnie se está recuperando, no llego a completar la transición, no tomo de su sangre…

- Su nombre, ¿Has escuchado su nombre? – pregunte recordando ese pequeño detalle.

- Creo que es ese…

Hizo una señal con su cabeza hacia el espejo de cuerpo de Bonnie y escribido con su labial estaba un gigantesco: Noel… Seguido de: Nos vemos pronto…Con una perfecta caligrafía.

¡Desgraciado!

Ahí supe que esto podría ser para largo, el intentando tomar algo –que no sabemos- y nosotros esperando su próxima visita, porque puedo maldecir con todas las de la ley el habérmela encontrado ese día. Tan poco de conocerla y ya me siento nervioso con solo estar cerca de ella… quisiera que justo en este momento alguien respondiera ¿Qué me pasa?


Estaba en el sótano buscando algo de sangre cuando escuche un ruido procedente de mi habitación. Había despertado.

A toda velocidad llegue hasta ella, con dos bolsas de sangre en mi mano.

Estaba sentada aun desconcertada, palpando la colcha y mirando a su alrededor.

- Toma – me acerque a tenderle una de las bolsas de sangre…

En lo que mi mano toco la suya… Su respuesta a mi ofrecimiento si fue muy inesperado…

Doblo mi brazo y en solo un segundo yo estaba en la cama y ella encima de mí, con sus pequeñas manos fuertemente apretadas alrededor de mi cuello.

- ¿Dónde estoy? – Este era la segunda vez que se equivocaba en querer amenazarme.

Invertí la posición y ahora eran mis manos la que sujetaban su delicado cuello.

- Estas en mi habitación querida – le respondí sugestivamente mientras con una de mis manos acariciaba su mejilla, suave como la seda. Sus ojos verdes se abrieron de par en par, escuche el latido acelerado de su respiración, luego como si hubiese vuelto a la realidad note que le estaba haciendo daño con la mano que aun reposaba sobre su cuello. La solté.

Me quite de encima, ella se sentó y quedo más cerca de mi cuerpo causando estragos anticipados.

- Gracias – murmure mirándola a los ojos, Darlyne se sorprendió. No todos los días yo digo gracias, era entendible.

- No hay de que… Gracias por cuidarme supongo – repuso en voz baja.

- No hay de que – Sonreí burlonamente. Cuando levante la vista hacia su rostro este estaba más cerca que antes…

Inevitablemente no pude resistirme más, sin buscar permiso la bese, aun si ella luego me rechazara, me sentía gravemente atraído a esa –no tan ya- desconocida. Y sentía que, después todo aun faltaba mucho por conocer de ella.

---------------------------------------------------------------------

Hola!! aqui estoy yo de nuevo... ¿No era lo que se esperaban del capi? Pues comenten!!! Lo publique antes de que cambiara de opinión y lo borrara XD Sii si... Bueno, ¿Les a gustado? Haganmelo Saber :D Ya, lo decidí, esta historia sera súper cortita :P Sii... quizás unos 5 capis más y termina... Pues estoy esperando terminarla para continuar con "Conociendo al pasado" Una que también me trae emocionada... Bueno, ya, me voy!

PD: Este capi va dedicado a las loquitas de Elii y Julita que me han entretenido y no he podido terminar antes por estar hablando con ellas XD hahahaha

Besos!!!

Susan.

lunes, 18 de abril de 2011

Aléjate de Mi - Song Fic

N/A: Hola Chicas, pues hace tiempo que escribí este shot, ya lo había publicado en fanfiction pero también decidí hacerlo aquí, es un Song Fic, y la pareja es Damon (baba) y Bonnie... Ya, les digo, odio a Bonnie... Mucho mucho, pero la Bonnie de la serie, la del Libro me cae bien y me gusta la pareja que hacen XD No se olviden de Comentar, y a ver si hoy saco capii... no se, quizás XD

Susan.

Song Fic

Aléjate de Mi – Camila

Aléjate de mí y hazlo pronto antes de que te mienta.

Tu cielo se hace gris, yo ya camino bajo la tormenta.

Aléjate de mí, escapa ve que ya no debo verte.

Entiende que aunque pida que te vayas, no quiero perderte.

Las lágrimas brotaban de sus ojos segundo a segundo, más y más… No podía decir que no me dolía, sufría como nadie tenía la más minima idea, cada lágrima que se deslizaba por su mejilla era una tortura, un martirio porque solo yo la hago llorar incontrolablemente…

¿Cómo decirle que no llore? ¿Acaso puedo herir sus sentimientos y un minuto después evitarle el dolor?

- No sufras… Es por tu bien – le dije con voz entrecortada y fría mientras ella levantaba su mirada, aquella que me hacía delirar y me brindaba la mejor vista de sus pensamientos… De su alma…

Penetrante, eso era… Su Mirada te barría y detallaba cada reacción, emociones…Al pendiente de cualquier cosa que delate tu mentira…

La luz ya, no alcanza...

No quieras caminar sobre el dolor descalza...

Un Ángel te cuida...

Y puso en mi boca la verdad para mostrarte la salida...

Es por su bien, es por su bien – Me decía una y otra vez, lo repetiría hasta que esa sensación egoísta desapareciera… ¿Qué puede esperar de mí?

Y aléjate de mi amor...

Yo se que aun estas a tiempo...

No soy quien en verdad parezco...

y perdón no soy quien crees YO NO CAI DEL CIELO…

- ¿Porqué? ¿Por qué ahora? ¿Por qué debo hacerlo? – pregunto con voz débil pero exigente mientras limpiaba sus lagrimas…

- Porque podría lastimarte…

Si aun no me lo crees amor...

Y quieres tu correr el riesgo

Veras que soy realmente bueno

En engañar y hacer sufrir

A quien más quiero…

- ¿En que sentido? –

- En todos los sentidos, soy peligroso… Soy un cazador, tu eres una humana muy cercana a lo sobrenatural, siempre hay riesgos ¿no lo crees? Podría matarte – Mentira… Nunca le haría daño, no sería capaz de hacerle nada…

Pero que le diría… ¿Qué la cobardía se adueño de mi? ¿Qué tengo miedo a lastimarla y no es físicamente? ¿Qué soy una persona sin alma que no la merece y no la quiere condenar? ¿Qué tras toda esa inseguridad la amo locamente? Mostrarme débil y revelar mis temores no eran mis costumbres… No la merezco… Ella es simplemente muy buena para mí, esa es la verdadera razón… Ella merece estar al lado de alguien mejor…

Aléjate de mí pues tu bien sabes que no te merezco

Quisiera arrepentirme, ser el mismo y no decirte esto

Aléjate de mi, escapa, vete ya no debo verte

Entiende que aunque pida que te vayas no quiero perderte

- Tengo un extraño presentimiento de que no me estas diciendo la verdad. ¿En realidad es eso? ¿Tienes tan poca fuerza de voluntad como para no resistirte de matarme?... Se que es algo más – Lo ultimo lo susurro, pero de igual manera lo escuche… ¿Es que la intuición nunca se cansa? Esta dispuesta a echarme a perder mis planes…

- ¿Qué más va a ser? – le respondí con una pregunta - ¿Por qué dejar que algo tan insignificante se extienda? –

Otra lagrima se deslizo por su roja mejilla - ¿Fue insignificante para ti? – su voz cada vez era más ronca, cada vez se iba endureciendo un poco más… Como si quedara entre la debilidad y el rechazo pero a la misma vez intenta demostrar que es fuerte, que lo superará y aprenderá de las experiencias… ¿Eso es lo que hará? ¿Eso se lo permitiré?

La luz ya, no alcanza...

No quieras caminar sobre el dolor descalza...

Un Ángel te cuida...

Y puso en mi boca la verdad para mostrarte la salida...

Ya eh sufrido mucho pero eso no quiere decir que la quiero arrastrar a ella conmigo, soy alguien malo, muy malo para ella y todos lo saben, todos se lo advierten… ¿Acaso esta demás otra advertencia de mi parte? Mis ojos reflejan muerte, burla, egoísmo, superioridad… Yo pertenezco a la indescifrable ley de la oscuridad, soy de los que asechan hasta dejar sin salida alguna, porque quien se interpone en mi camino ya tiene un futuro predestinado y no es nada bueno, es algo sin vuelta atrás y, definitivamente no quiero eso para ella.

Y aléjate de mi amor...

Yo se que aun estas a tiempo...

No soy quien en verdad parezco...

Y perdón no soy quien crees YO NO CAI DEL CIELO

- Quizás si, quizás no - respondí sabiendo que eso la haría derrumbarse, nuevamente mis facciones no reflejaban emoción alguna, como si estuviera acostumbrado a decir este tipo de cosas… Si lo estaba, pero con ella todo era diferente…

- Todo es un juego para ti – No era una pregunta, era claramente una afirmación – Tu vas por tu larga existencia jugando con quien se te ponga en frente, tu juegas y te diviertes, ilusionas y lastimas a aquellas personas que se te acercan. Ese eres tú, ese es el Damon que yo conozco y el que tanto me atrae. Duele, porque estuviera mintiendo si lo negara, pero dime… ¿Acaso a ti nunca te duele nada? – Eso si estaba muy difícil de mentir, me dolía mucho. Estos años con los que he jugado y lastimado, han sido solo una distracción para cubrir el claro dolor. Ese rencor que llevo desde hace muchos años atrás – No seas lo que yo quiero que seas, se lo que tú, escúchame bien, únicamente tú quieras ser –

Si aun no me lo crees amor...

Y quieres tu correr el riesgo

Veras que soy realmente bueno

En engañar y hacer sufrir

Y hacer llorar

A quien más quiero…

- ¿Quieres arriesgarte? – pregunte entrecortadamente, tenía un nudo en la garganta que no me dejaba casi hablar. ¿Había yo interpretado bien su último comentario?

- Eso no deberías ni siquiera preguntarlo, tú también deberías arriesgarte – dijo. Sus cabellos rojizos se balanceaban con el viento, en su mirada había una pequeña luz de esperanza, pero seguía sin entender ¿Cómo pase de estar diciéndole que se alejara de mi, a estar dudando entre si arriesgarme a estar con ella o desaparecer?

- No lo pienses, solo respóndeme algo…

- ¿De verdad, deseas jugar conmigo como si fuera otra más? –

- Nunca lo haría, insisto, deberías alejarte de mí. Aunque no creo que yo te pueda dejar ir…

sábado, 16 de abril de 2011

Desire & Passion



Nota: Para mayores de 18. Contenido sexual explícito, abstenerse de leer aquellos que crean que pervertirá su mente.
N/A: Holaaaaaa! que tal? Puesss ayer Elii y yo (Soy Susan) estabamos super aburridas y empezamos un jueguito "la maquina de los cuentos" (Nota de Eli: Típico jugar a esto en mi escuela jijiji) o algo asi... Entonces, pues ella escribia un párrafo y yo otro... Luego se conecto Julita y no se pudo escapar de esta muajajaja... Y nuestra locura, ideas diferentes, termino en un Lemmon /: ¿Quien lo hubiera pensado? (Nota de Eli: Quien lo hubiera pensado de Julita!!! La pervertimos) y luegoo de darle vueltas al asunto decidimos publicarlo. No es de Damon... Lo siento :( Pero quizás sin nos animan pronto les traeremos unos por aquí XD (No prometo nada, soy nueva en esto) Ya aclarado, pues a disfrutar...
Desire & Passion


El frío se cuela por todas partes; voy descalza. Corro. Tan rápido como mis piernas me lo permiten. Siento pequeñas piedritas incrustarse en mis pies, cada vez son molestas pero la sensación no opaca lo que siento en mi corazón, con la respiración superficial y mis pulmones pidiendo oxígeno a gritos.


Aprieto el paso. No estoy segura de quien huyo, solo sé que está ahí, incrustado en la oscuridad. Todo pasó muy rápido y aun no soy capaz de asimilarlo, son tan solo imágenes cortadas, pequeñas fracciones del recuerdo y nada más.


Perdida, así me siento. Los retazos de recuerdos no me ayudan en lo absoluto, el dolor que se extiende por mi cabeza se hace cada vez más fuerte cuando intento recordar, y es que sí, lo siento, lo siento tras de mí a la espera de que dé un mal paso y caiga; espera que me tropiece y así, él tendría la oportunidad de cogerme, lo que quiere lograr desde que he empezado a correr huyendo de él.


Quiero llorar. El dolor con el que mi cuerpo reclama se vuelve insoportable, rebasa mis límites. ¿Es la rendición una opción a considerar? Tengo que detenerme, pienso. Antes de poder hacerlo caigo, me levanto titubeante pero con rapidez doy vueltas sobre sí misma intentando ver más allá. Una fracción de segundo después, estoy es sus brazos. Lo ha logrado.



Su respiración en mi cuello me eriza la piel, cada músculo me duele. Carga casi con todo mi peso. Mis manos buscan desesperadamente algo de que agarrarse, algo que no sea su cuerpo. No encuentro nada. Siento como la tensión de todos mis miembros va disminuyendo, y con la poca fuerza que me queda volteo mi cabeza apenas un poco, logrando ver su cruel, perfecta y tentadora cara.


La tentación es remplazada por el pudor al notar que no llevo casi nada encima, apenas lo necesario, y tengo la sensación de que no es suficiente. Intento apartarme pero no me lo permite. Nuestras respiraciones están entremezcladas, la mía vacilante y la suya profunda. Mi pulso esta en el tope.


Más cerca y esto no puede terminar simplemente bien.


Me giro, dejándome admirarlo en toda su perfección. Me aprisiona a su cuerpo, uno en el que puedo sentir su bien trabajado pecho bajo la camisa oscura. Quiero gritar, pedir auxilio, quizás conformarme con solo el hecho de hacer el intento aunque nadie me escuche. Pero no puedo, por mi mente pasan miles de cosas y la mayoría, no piensan en alejarse de él.


Soy incapaz de pensar con claridad. Estoy tambaleando entre la realidad y la fantasía, porque sí, mi mente comienza a crear teorías sobre lo que ocurrirá después y todas terminan con sus labios en mi piel. De repente algo me sobresalta. Sus manos han cambiado de posición y bajan recorriendo mi espalda, dejando un escalofrío a su paso. Instintivamente arqueo la espalda ante la nueva sensación y una pequeña sonrisa aparece en su rostro.


Un cosquilleo me llena completamente, y las ansias se empiezan a reflejar en mis ojos, al instante en que el color inunda mis mejillas, me reprendo mentalmente por las cosas que pienso y hasta llego a imaginar. Una de mis manos nerviosas sube a su nuca, se enreda en los desordenados cabellos castaños. ¡¡¿Pero qué diablos hago?!! Comprendo que la lucha entre la razón y mi cuerpo es solo un tormento, porque una parte desea alejarse de aquella persona peligrosa y mi cuerpo comienza a necesitarlo tanto como el oxígeno o el agua.


El dolor se esfuma, repentinamente y hasta el punto de hacerme dudar si de verdad ha estado ahí. Mi mano tira de él para acercarlo hasta mi rostro, pero antes de llegar siquiera a rozar sus labios el gira para dejarme contra el suelo, debajo de su cuerpo. Y en ese instante, el deseo gana la guerra contra la razón.


Me mira a los ojos y le sostengo la mirada, llena de deseo por ambas partes. Estiro mis brazos para acariciar su ahora torso desnudo recorriendo cada uno de sus perfectos abdominales. Él baja su cuerpo dejándonos vientre contra vientre y con los rostros peligrosamente cerca.


No busca permiso, no espera iniciativas. Sin embargo, yo tampoco lo hago. El poco peso que siento de él -debido a que se apoya en un codo para que no tenga que aguantarlo todo- provoca una pequeña presión que me arrebata el aliento, sin dejar pasar desapercibida la excitación de ambos. Mis manos recorren su extensa espalda y finalmente, luego de un par de suspiros, sus labios abarcan los míos; deseosos, desesperados y con lujuria.


No hace falta presionar mucho para que mis labios respondan con la misma fiereza que él ha usado, una de la cual nunca me creí capaz. Ya no se sabía donde terminaba uno y empezaba el otro, como si nos hubiéramos fundido ante la necesidad del contacto. Siento y escucho sus manos rasgar la tela en mi espalda, sin embargo no soy consciente del frío a pesar de verme totalmente expuesta a él.


El control se ha perdido y recuperarlo ahora se ve imposible.


Mis manos no pierden detalle de cada milímetro de su piel que está a mi alcance y poco a poco se deslizan por su abdomen en un movimiento descendente, hasta topar con el cinturón que abraza su cintura, y apenas mis dedos lo rozan, el jadea.


Sin pensármelo dos veces desabrocho la hebilla que mantiene cerrado el cinturón. Rodeo el botón del pantalón varias veces, hasta que no puedo resistirme y lo quito. Voy bajándole los pantalones con apenas dos dedos, mientras que con el resto de la mano acaricio cada parte de sus muslos y piernas. Él deposita pequeños besos y mordiscos por todo mi cuerpo, haciendo que me estremezca y que suelte alguno que otro gemido. No hay vuelta atrás. Arranco lo que queda de sus pantalones y lo empujo hacia atrás para sentarme luego sobre su cadera.


Toca con lentitud el valle entre mis senos, consigue respuesta de parte de ellos y un leve jadeo que escapa de mi boca. Simultáneamente toco su abdomen, me deleito con la corriente eléctrica que se apodera de mí al hacerlo, no puedo calmar mi respiración. El sonríe tan sensualmente que solo agrega más pasión y picardía al momento, sin recelar sigo el camino de esa "v" tan masculina, él gime, yo sonrío satisfecha cuando empieza a mover sus caderas para otorgar más fricción a nuestros necesitados cuerpos.



Caemos de nuevo, esta vez me toca estar encima de él. Sus manos nunca dejaron de tener contacto con alguna parte de mí, como si temiera que en la menor señal de descuido salga corriendo. Acaricia la longitud de mis piernas que lo rodean y se ciñen a su alrededor, provocándolo a dar el siguiente paso, mientras sus labios dejan un camino de besos que bajan hasta mi abdomen.


Me aprieto un poco más contra él a pesar de parecer imposible, y bajo mis manos hasta su bóxer. Agarro el elástico y los deslizo hacia abajo, mientras intento por todos los medios no bajar la mirada de sus ojos. Él sube de nuevo y juguetea en mi pecho, me hace arquear la espalda y provoca que mi parte más íntima roce con la suya, totalmente desnuda ya.


Con un suspiro entierro mi cabeza en su cuello, reprimo el grito de satisfacción que amenaza con salir de mi garganta cuando sujeta aun más fuerte mi cintura y de una sola estocada me hace suya. Un espasmo nos sacude y el gruñe, el silencio inunda el oscuro bosque al darnos unos segundos de descanso, tomando en cuenta que en ese momento lo menos que quiero es descansar, por lo que no dura mucho. Nuestros cuerpos sudorosos se entremezclan, susurros de palabras incomprensibles salen de su boca al empezar a mover sus caderas, imitando su movimiento empiezo a moverme alrededor de él. Cuerpo con cuerpo, piel con piel, me encuentro en la gloria y no lo identifico como el cielo, porque lo ardiente se encuentra en el infierno. Poco a poco, el ritmo aumenta y con ello el latido de nuestros corazones, jadeos, gemidos y hasta gritos. Ahora ya puedo decir con base que siento ese cosquilleo arremolinándose en mi vientre bajo.


Ya no le veo la cara, porque la tiene en mi hombro mientras besa lentamente mi cuello y disfrutaba el momento. Intento calmar mis respiraciones, pero su movimiento interior me hace suspirar en su oído. Si supiera su nombre lo hubiera gritado justo en el momento en que llego al clímax, pero me limito a sujetarme a él como si de ello dependiera mi vida. Un segundo después mi cuerpo se relaja.


Pero él no parece dispuesto a darme tregua. Me recuesta de nuevo contra el suelo y me besa de una manera tan salvaje que comienza a hacerme daño…


Suaves caricias, dulces los besos, pienso en eso, y siento, siento como cada vez estoy más allá del mundo de los vivos. Aquí, solo aquí, recuerdo todo lo anterior. Por qué huí de él, por qué me entregué tan fácilmente a él, por qué solo puedo asimilarlo a “él”. Porque estoy a un paso de la muerte, porque recuerdo su nombre, porque tenemos una historia, porque es un demonio, porque le amo y le temo, porque lo siento en lo más profundo de mi ser, porque succiona mi alma, porque lamento el no volver a tenerlo, porque lo agarro con fuerza y le pido mentalmente que me deje quedarme junto a él, se lo grito...


Porque él no parece escucharme.


martes, 12 de abril de 2011

Secretos Compartidos. Capítulo 1

Un beso, una mirada, una caricia, una sonrisa, un “Te quiero”. Gestos, momentos y situaciones tan cotidianas en mi vida como ir a comprar pan para cualquier humano. Y ese era el problema, que a pesar de ser partícipe de ellas todos los días, nunca las había experimentado de verdad. Para mí todos esos movimientos eran pura diversión, aunque también por necesidad a veces. Engatusar a inofensivas chicas y beber su sangre, siempre igual, incluso podía llegar a aburrirme. Al convertirme en vampiro había cerrado ese camino, había eliminado los sentimientos y, precisamente, el que más evitaba era el amor. Tener aprecio por alguien en una vida en la oscuridad no servía de nada, es más, empeoraba todo. Pero el estar rodeado de “amor” hacía que esa caja donde todo estaba se hiciera más grande y, por lo tanto, era más difícil mantenerla cerrada, y eso era frustrante. Pero lo que era aún peor que esa frustración, lo que realmente hacía que me sintiese así, era el recordar. El recordar mis últimos días como humano, mis últimos días de sentimientos, mis últimos días con Katherine, porque, aunque ella nunca hubiese sentido nada por mí, yo sí lo había sentido. Por primera y última vez. Pero no podía permitirme abrir esa puerta. No era el lugar ni el momento adecuado. Deseaba poder escapar de aquí, volver a acorazar ese corazón mío tan viejo y lleno de polvo, pero a pesar de viejo, poco usado. Dejar la filosofía y volver a la rutina. Seducir a chicas y beber su sangre, quizás incluso distraerme con ellas de vez en cuando. Pero no podía, porque otra parte de mí, esa nueva parte descubierta al quitarle las cadenas y los barrotes a mis sentimientos, me obligaba a quedarme. Por lealtad a Stefan, por amor a Elena. Elena. ¿Qué me había hecho? ¿Es porque se parece a Katherine por lo que me siento atado a ella? No. Ella no se parece en nada a Katherine, de hecho es el polo opuesto, sin contar el físico, por supuesto. “Huye, vete de aquí, escapa y sigue con tu vida”- Decía una vocecita en mi cabeza. Sin embargo, otra replicaba: “¿Huir? ¿Estás loco? ¡Ese no es tu estilo! Damon Salvatore nunca huye, sino que afronta lo que se le ponga por delante” Una tercera voz, susurraba en un rincón de mi mente: “¿Qué más da si es tu estilo o no? Debes hacer lo que sea mejor para ti, lo que te haga feliz. ¿Qué es lo que te hace feliz, Damon? ¿Qué qué me hacía feliz? ¡Já! Esa era una buena pregunta a la que, por supuesto, no podía responder. ¿Mi estilo? Esa también era una cuestión a discutir, mi estilo había cambiado bastante desde que llegué a Mystic Falls. Aquí había arriesgado mi vida por alguien que no era yo. Aquí me había hecho amigo de una bruja. Aquí había dejado que me mandasen. Aquí me había llevado bien con mi hermano. Este lugar me había ofrecido un hogar, algo que no había tenido en mucho tiempo. Intenté reprimir un suspiro sin demasiado éxito. La vida (eternidad en mi caso) te hacía pensar, dándote a elegir entre varios caminos, y nunca te daba una pista por mucho que la suplicases, por eso yo nunca la había pedido. Nunca me había gustado pedir ayuda, era demasiado orgulloso, pero ahora la necesitaba. El timbre. ¿Quién demonios podía ser? No esperaba a nadie y tenía serias dudas de que alguien quisiera hacerme una visita por gusto. Ding-dong. Me levanté aún dentro de la bañera y me enrollé una toalla a la altura de la cadera. Seguía muy mojado y tenía espuma por todo el cuerpo, así que agarré otra toalla y me fui secando el pecho y los brazos mientras bajaba las escaleras. El timbre sonó por tercera y cuarta vez. Mi visitante se estaba desesperando. Abrí la puerta distraído, aún en mis pensamientos. Un jadeo hizo que por fin me concentrase en la menuda figura que se erguía delante de mi puerta. Una chica me miraba asombrada, casi con la boca abierta, lo que me hizo sonreír. Este era el tipo de cosas que hacían que volviese a tener ánimo. Y, para mejorar todo, la chica era muy guapa. Tenía el pelo rubio, casi plateado. Los ojos eran grises, escondidos por unas espesas pestañas negras. Tenía la tez blanca, como la porcelana. Seguramente sus venas serían más que visibles pero, por suerte, el pelo las ocultaba. Pareció darse cuenta de que yo esperaba que ella reaccionara, así que comenzó a hablar rápidamente: -Esto... ¡Hola! Me llamo, Sam, bueno, Samantha en realidad. Me mudo a Mystic Falls...Vale, no creo que eso te importe... ¡A lo que iba! Es que venía por el camino del bosque cuando me quedé sin gasolina...Tu casa fue lo primero que encontré.-Las palabras salían a trompicones de su boca y apenas las terminaba. Respiró un momento y, tras mirarme un instante, prosiguió- ¿No tendrás por casualidad algo de gasolina? Por supuesto te lo devolvería. O quizás podrías decirme dónde hay una gasolinera... La observé con cuidado, su cara era una mezcla entre vergüenza e inquietud, parecía prácticamente una niña pequeña asustada, aunque no sabía que la atemorizaba, ¿sabría ella que yo...? No fui consciente de cuando mis palabras salieron a la superficie: -¿Te ocurre algo? -Ya te lo dije... la gasolina... -No, no me refería a eso. Es que pareces nerviosa. - Ah, bueno...Que estés medio desnudo no me ayuda, la verdad. Además me dan un poco de miedo los bosques. -¿Y cuál de las dos cosas te inquieta más? -Yo...eh... Bueno, creo que posiblemente la segunda.- Una sonrisa afloró en su rostro.- No te ofendas. ¿Entonces tienes la gasolina o no? -No, pero puedo llevarte a la ciudad a por ella. De todos modos tengo que ir a buscar a alguien... -¿Y piensas ir así? -¿Te molestaría? -No creo que ir por ahí con un tío desnudo sea muy bueno para la primera impresión de los vecinos sobre mí. -Bah, supongo que solo alimentaría la mía. -Aún así, prefiero no arriesgarme. Entonces, ¿me llevarás? -Ya te dije que sí. Pasa adentro, iré a vestirme. -------------------------------------------------------------------------------------- Hola!! ¿Qué tal todo? Bueno, como ya dijo Susan, soy la nueva administradora del blog. Estoy un poco nerviosa, ya que no se si les gustara el principio de la historia o no. Si les ha gustado genial! Estare muy contenta, y lo estaria aun mas si dedicasen un minutito en hacermelo saber por un comentario. Si no les gusta o ven errores tambien me encantaria que me lo hiciesen saber, todo es admitido! =) Bueno, mejor me voy callando. Un abrazo a todas! Julia (o Jules, July.... =P)

domingo, 10 de abril de 2011

Hola!! ¿Que tal? ¡NOTICIAS!

Esta entrada para darles unas que otras noticias... Primero: NUEVA ADMINISTRADORA. Siii, Ella es Julia. Saben que somos un blog abierto, y que nos gusta que los demás participen y luego de rogarle a Juliaa al fin acepto, es que tremenda persona no la podíamos dejar escapar XD 2do: ¿Que tal el nuevo diseño del blog? Pues la llegada de Julia me ha dado motivos para hacer la remodelación, lo que más me gusta XD Hay que aprovechar!!!!! (Si le digo a Eli cada una semana que quiero remodelar el blog, terminara matandome ¬¬ así que no puedo hacerlo muy seguido :D) 3ro: ¿Han pasado por mi nuevo blog? Si, tengo otro blog. Uno personal :D y Tiene su primer concurso... Sii Señores!!!! Pasen por acá: http://secretosysentimientos.blogspot.com/2011/04/primer-concurso-del-blog.html y ahí estan las bases... Espero que se animen y se apunten! (Incluyendo a las otras administradoras :D) Ahora... Bueno, estoy con el otro capi de Don't Forget, asi que paciencia!!! pronto publicaremos xd (Hablo por las 5, así que a trabajar ustedes tambien :P) Besos! cuidense!!! Susan