¡Siguenos!

lunes, 10 de enero de 2011

Capitulo ·1 "Sensación" ·Conociendo al Pasado·



Summary:

Exactamente lo opuesto, llevaban la misma sangre pero definitivamente ella no era Elena, ni mucho menos Katherine. Ya no era la niña de cuatro años a la que había visto la última vez en Fell’s Church, ella no sabía lo que él era, no sabía lo que su hermana había pasado, no sabía que… Lo sobrenatural existía…

Capitulo 1· Sensación.

POV’S Margaret.

Observaba como el coche tomaba una curva para coger la carretera por el viejo bosque, la que solo había cruzado un par de veces para ir con Tía Judith a visitar las tumbas de mis padres o de Elena, Oh Elena – recordé con un poco de tristeza lo que alguna vez fue mi hermana, lo que más recordaba era su rubia cabellera que no era muy diferente de la mía y sus ojos de un azul tan único, tan de ella. Su rostro era otra cosa, sus contornos y sus facciones ya casi no encajaban cuando quería obtener una cara completa, estaba muy chica las últimas veces que la vi o supuse haberla visto, ya que ahora no estoy segura si fueron alucinaciones mías lo de haberla visto después que murió, cuando me dijo que me protegería de todas las cosas malas, o si simplemente fue un sueño… ¿y si de verdad paso? – agregó una parte de mi mente, tan sumida estaba en mis pensamientos que me dedique a mirar fijamente el “paisaje”, que ni notaba cuando los viejos robles pasaban rápidamente…

- Llegamos – Anuncio mi amiga; Dana. Busco un lugar donde aparcar el coche en las orillas del otro lado del puente, tan cerca del cementerio…

- Este lugar sigue sin agradarme, es el menos indicado para hacer una fiesta – comente de regreso a mi preocupación desde que había escapado de casa mientras Tía Judith dormía, era rutina hacer siempre eso y quizás, solo si no tengo suerte calarme los regaños de ella cuando me pilla llegando a casa por las madrugadas.

- Sabes cómo son los Smallwood, tan exóticos ellos – respondió encogiéndose de hombros pero aun en mi rostro colgaba la preocupación y inseguridad, ella lo noto - ¡Hay por Dios! ¡¿No me digas que crees en eso de que las almas se molestaran o que esto esta embrujado?! – exclamó al mismo tiempo que hacía una pregunta.

- No creo en eso – confirmé – Solo pienso que deberíamos aunque sea tener respeto a este lugar, cuenta muchas historias – susurré lo último haciendo memoria a los cuentos que Tío Robert solía contarme.

- Déjate de payasadas y ya mejor bajemos, la fiesta espera por nosotras – sonrió de oreja a oreja logrando que sonriera y bajara del coche de una buena vez…

Los coches cercanos que hacían una rueda alrededor de la mesa donde había comida y diferentes tipos de bebidas tenían la cajuela abierta dejando que la música de los bajos se extendiera por el lugar, unas cuantas lámparas iluminaban débilmente el lugar y otra línea de coches iba un poco más abajo hasta alcanzar casi el río donde unos chicos se estaban tirando contra la corriente, quizás la corriente se los lleve – pensé indiferentemente.

- Margaret, Dana. Vinieron – Saludo William mientras se acercaba – Pensé, que por lo menos tu no vendrías Maggie – dijo utilizando un diminutivo - ¿Este lugar no te trae buenos recuerdos verdad? - preguntó malévolamente…

- Hay… Mejor calla tu estúpida boca Smallwood y dime, ¿Dónde está tu hermano? – Pregunté cruzándome de brazos intentando que no notara lo que me había molestado su inapropiado comentario

- Dijo que tenía curiosidad y subió hasta el cementerio – contesto señalando con su dedo en dirección a donde se podían distinguir la entrada y unas cuantas lápidas.

- Iré a buscarlo – respondí mientras William se encogía de hombros y Dana me miraba un poco preocupada – Regresare en unos minutos – le tranquilice y comencé a andar por el camino rocoso hasta que llegue a la entrada, era eso o quedarme a soportar al molesto de su hermano y sus bromas de mal gusto.

La música apenas llegaba en murmullos a la entrada, la luna brillaba intensamente casi de un planco imperturbable…

Camine despacio con cuidado, lo menos que quería era tropezar y caer…

William y Oliver eran hermanos, Oliver era el menor, tenía mi edad mientras que el otro era un año mayor… Se mudaron hace unos cinco años a Fells Church, nietos del alcalde, su padre era el hijo mayor que hacía mucho había salido fuera de la ciudad por alguna razón y luego de tanto tiempo regresaron.

Oliver… era Oliver, una persona cariñosa y amable el tiempo junto a él era grandioso, éramos exactamente lo opuesto, pero era la única persona que tenía tanta paciencia para soportar mi comportamiento testarudo y rebelde. Incluso Dana algunas veces se daba por vencida cuando me ponía en plan de terca y eso que ella no era tan diferente a mí.

Ya más dentro del cementerio empecé a buscar con la mirada una figura alta y de cabello claro… Podía divisar la iglesia en ruinas que mil veces Tía Judith me prohibió entrar ahí, luego estaban las lápidas más alejadas que eran la de las familias fundadoras, las más antiguas.

Di un par de pasos y recorrí de nuevo con la mirada el viejo cementerio. La brisa se estaba volviendo más fría pero no era algo por lo que debía preocuparme, aun llevaba mi chaqueta que por suerte no había dejado en el auto.

Ya cansada de solo mirar camine hasta donde se suponía que estaban las tumbas de los Smallwoods…

- ¿Oliver? – llame intentando que me escuchara pero pff, mi voz no era más que un susurro.

- ¡¿Oliver?! – llame más alto…

El camino que estaba trazando se me hacía conocido, lo reconocí cuando quede justo enfrente de una lápida que no me esperaba encontrar, por lo menos no hoy…

“ELENA GILBERT”

Imposible, mis pies me habían traído hasta acá cuando yo juraba que iba hacia otro lugar… Un poco más atrás estaban las de mis padres, no sé porque lo hice o si solo fue un instinto pero me senté justo en medio de las tres tumbas mirando a la nada…

¿Qué hacía ahí? ¿Por qué la nostalgia salió a relucir ahora? Según yo ahora debería estar disfrutando de la fiesta… pero, ¡menudo lugar para hacer una! ¿Por qué es imposible ignorar esto? ¡Lo he hecho todo el tiempo! Me eh vuelto excelente en ocultar mis sentimientos y en deducir que todo me da igual…

El viento soplo nuevamente haciendo que me estremeciera, pero estaba vez con una nueva sensación, sentía que estaba siendo observada. Solo para desechar mis dudas volví a la realidad y mire a ambos lados, no había nada ni nadie, ni un animal – concluí.

- ¿Estará de verdad bajo esta tumba? ¿Su cuerpo estará ahí? – murmure para mí misma mientras acariciaba la lápida de Elena volviendo a los recuerdos, volviendo al pasado. ..

El sonido de unas pisadas me hizo levantarme rápidamente mientras miraba frenéticamente a todos lados… Vamos, cálmate – repetí en mi mente pero cuando estaba contando hasta diez…

- ¡¡¡AHHHH!!! – Grite cuando unas fuertes manos me cogieron por la cintura por detrás, me voltee bruscamente…

- ¡Diablos! ¡Casi me matas de un susto! – gruñí mientras Oliver se reía por mi reacción.

- Dana me envió un texto preguntándome si estabas conmigo se estaba preocupando porque había pasado mucho tiempo y no regresabas también me dijo que habías venido a buscarme – dijo encogiéndose de hombros pero sin soltarme y luego frunció el ceño al ver el nombre de mis padres y mi hermana…

- Eso estaba haciendo pero, tal vez parecerá mentira pero mis pies me trajeron hasta aquí – señale el lugar para luego taparme la cara por lo ridículo que había sonado esa explicación.

- Ok – dijo mirándome un poco raro - ¿Por qué no regresamos mejor? – ofreció pasando su brazo por mi hombro y dándome la vuelta en dirección a la salida…

A pesar de sentir la seguridad y calidez del cuerpo de Oliver la sensación de ser observada aun seguía ahí, se rehusaba a marcharse… Era fría y fuerte, era espeluznante… El noto que algo andaba mal y pregunto.

- ¿Te pasa algo?-

Negué con la cabeza y me gire para ver por última vez el camino que estábamos desandando…

Un grito salió de mi garganta tan repentino que ni yo misma lo vi venir, Oliver se asusto y giro rápidamente colocándome detrás de él…

Yo estaba inmóvil, mis ojos parecían querer salirse de mi cara y mi respiración se había vuelto agitada… Le había visto, había visto a la persona que me observo desde que me senté entre las lápidas. El estaba recostado en un viejo roble vestido de negro y con una sonrisa que brillaba en la oscuridad, no pude detallarlo bien por la lejos que estábamos…

- ¿Qué paso? ¿Qué te paso? – pregunto Oliver sacudiéndome por los brazos intentando sacarme de mi estado de shock, el no lo había visto, cuando se dio vuelta ya era muy tarde, aquel hombre ya había desaparecido.

- Lo siento – me disculpe por haberle metido tremendo susto – Solo fue una sombra –

- ¿Estás segura? – preguntó más preocupado que antes

Asentí y lo tome de la mano para guiarlo a la entrada…

No podía contarle, me tomaría por loca y eso era lo que menos me faltaba en este momento. Y además, que hace un hombre en el cementerio a la una de la madrugada – pensé viendo el reloj que llevaba en mi muñeca. Pero, eso no era todo lo desconcertante, ¿Cuáles eran sus intenciones? ¿Qué hubiera pasado si Oliver no hubiera llegado?

Las peores ideas rodearon mi imaginación y no me vi en más remedio que suprimir lo que había pasado.

Ya la música se podía escuchar y en unos cuantos minutos estuvimos en compañía de más adolescente bailando en la pista de baile improvisada, otros reían con cervezas en sus manos y otros se seguían bañando o haciendo otras cosas que no nombrare en el rio.

Hice una mueca, ya no tenía ganas de fiesta –algo muy pero que muy raro- Busque a Dana con la mirada pero ella estaba muy entretenida bailando con un chico cuyo nombre desconocía.

- ¿Oliver me llevas a casa? – pedí.

- ¿Te quieres ir, tan temprano? – la cara se le iba a caer de incredulidad mientras yo solo asentía y el agrego: - Si fue por lo que pasó allá atrás no te preocupes, no ha sido nada –

- No es por eso, solo estoy un poco desanimada. Ir a aquel lugar no mejoro mis ánimos – esa era suficiente explicación para que el me comprendiera y me llevara hasta mi casa…

Una vez dentro rogaba porque tía Judith no me estuviera esperando en la cocina, algunas veces ella insistía en que me pareciera más a Elena, que adoptara su comportamiento correcto y muchas veces yo insistía diciéndole que no era Elena y que eso nunca iba a ocurrir, Mi Tía ya no tenía la lucidez de antes, y mi tío Robert algunas veces la contradecía cuando quería reprenderme, el estaba siempre de mi lado, supongo que es porque soy como una hija para ellos. Es algo complicado…

Agradecí cuando me asome al umbral de la cocina y las luces estaban apagadas, camine hasta mi habitación y fue algo extraño porque inmediatamente me dirigí a la ventana y le puse los seguros, ahora paranoica, ¿Para qué más?

Pasaron unos minutos mientras me ponía mi pijama y cepillaba mis dientes y mi cabello, antes de irme a dormir camine hasta la ventana para verificar que si estaban cerradas, algo totalmente innecesario, cuando vi las solitarias calles tan rápido como llego la ultima vez la misma sensación de ser vigilada fue la culpable de que un escalofrío me recorriera.

Un cuervo estaba en el árbol de enfrente con la mirada fija en mí, pero este no era un cuervo normal, era muy grande y daba miedo. Automáticamente cerré la cortina y me deje caer por la pared pensando en lo que me había pasado hoy debía ser una jodida broma…

--------------------------------------------------------------------------------

¿Que tal chicas? Pues empece las clases y decidí publicar hoy porque si no lo hacía lo iba a aplazar para otros días mas... Ahora estoy cortita de tiempo por los estudios, ¿fastidioso no? ¡Pues ese es la vida de cualquier adolescente estudiando! espero que realmente les guste... Y hoy Mismo tendremos la primera publicaión de una de las nuevas administradoras, ¿Genial No? Bueno, espero que lo disfruten....

Besos!! Se Cuidan ehh?! xD

Susan...

5 comentarios:

  1. Hey hey hey!!! ME ENCANTO.. Bueno lo sabes.. JAJAJA Todo lo de Damon me encanta!! Jijijiji Aun cuando sea un espia XD

    Tqm!! Elii ^^

    ResponderEliminar
  2. Susan!! *cantando*Espia-Damon, Espia-Damon, Espia-Damon,!!! Con sus poderes nos hipnotizara, y sus colmillos nos clavara!! (sangriento, no?) jajaja
    Genial!! Me encanta!! ya me lo imaginaba yo, alli mirando a Margaret.... *nostalgia* lo amo!! Sigue!! y con la otra historia tambien ;)

    Besos

    Luciana

    ResponderEliminar
  3. Susan me a encantado...
    ojalas suban mas capi de esta historia, se ve super buena..
    Cualkier cosa me dicen..
    besos y ke pases un Feliz domingo

    ResponderEliminar
  4. espero que sigas esta historia porque a mi parecer es la mejor del blog pues como es normal y evidente no hay muchas historias de la hermana de elena margaret y damon y llevo ya entrando en esta pagina varios meses y nada es una pena no la abandones y renueva la pronto

    ResponderEliminar
  5. Me encanto! espero que la sigas pronto ya que me pillastes completamente solo con este capitulo! Saludos!! =)

    ResponderEliminar

Chic@s Dejennos Razones para seguir escribiendo. Recuerden, ustedes son nuestra inspiración y para ustedes escribimos con todo el amor del mundo, Nosotras solo pedimos tu Opinión para saber si les ha gustado y si no pues, mejorar. Sacanos Una Sonrisa; ¡¡Comenta!!